AMF

Solución completa para sistemas de punto cero

Cuando una empresa de utilitarios automatiza la fabricación de elementos hidráulicos con centros de mecanizado y un sistema de carga, la disponibilidad de las máquinas aumenta claramente. Pero el equipamiento durante la actividad principal provoca un cuello de botella. AMF desarrolla una solución completa flexible y rápida con elementos de fijación hidráulicos y tecnología de apriete de punto cero.

Torre de fijación con sistemas de fijación de punto cero de AMF

– así da gusto trabajar

Las torres de fijación desarrolladas por AMF ofrecen espacio en dos niveles para un máximo de doce piezas. Para ello se fija primero un alojamiento de pieza en el alojamiento principal con (ninguna propuesta). Desde arriba se fija hidráulicamente la pieza bruta forjada de la pieza con una pieza de apriete. Las torres de fijación, alojamientos de pieza y piezas de apriete han sido diseñadas para fijar los tres tamaños de pieza diferentes con un mínimo de contornos salientes para el mecanizado de tres lados. En la primera fijación en el nivel inferior se fresan cantos de soldadura biselados y se realizan dos orificios, un paso de aceite y un orificio de fijación. En el nivel superior se fresan superficies planas, un orificio con un diámetro interior a medida, y se realizan cinco taladros y cuatro roscas.

Equipamiento más rápido y mayores tiempos de servicio de las máquinas

La solución completa de AMF está formada por dos torres de fijación, cada una de ellas con seis elementos de fijación de punto cero y diferentes alojamientos básicos, así como seis piezas de apriete para una fijación desde arriba. El sistema está equipado además con anillos reductores para los diferentes diámetros de las piezas, diversas piezas pequeñas y el sistema hidráulico. Ahora, las piezas se fijan fácilmente en el nivel inferior, se extraen después del primer mecanizado y se colocan en el nivel superior. En ambos niveles la fijación puede realizarse de forma rápida y sencilla. La flexibilidad fue un criterio muy importante, así como la simplificación y velocidad de los procesos de fijación. Sobre todo se apostó por una simplificación de la fijación, reposicionamiento y liberación de las piezas forjadas de hasta diez kilos de peso, de las cuales se fabrican hasta 50 unidades en cada turno.

Otra ventaja: no es necesario un almacenamiento intermedio después de la primera mecanización. Cada vez que la paleta sale de la máquina para el equipamiento pueden extraerse al menos tres piezas terminadas. Las piezas semielaboradas pasan del nivel inferior al nivel superior y las nuevas piezas brutas se fijan en el nivel inferior. Tampoco es necesario ocupar todos los puestos, lo cual se traduce en una mayor flexibilidad. Todo ello con una alta precisión de reproducibilidad, tiempos de equipamiento cortos y más rápido que el tiempo de mecanizado de la máquina. Esta funciona durante más tiempo y también puede trabajar durante las pausas.

Una adaptación perfecta acorta los procesos, la primera solución funciona a la perfección

La solución completa de AMF está formada por dos torres de fijación, cada una de ellas con seis elementos de fijación de punto cero y diferentes alojamientos básicos, así como seis piezas de apriete para una fijación desde arriba. El sistema está equipado además con anillos reductores para los diferentes diámetros de las piezas, diversas piezas pequeñas y el sistema hidráulico.

Regresar